domingo, 9 de diciembre de 2007

El Escultor con Estatua

Duermo bajo tu luz y me despierta
un eco de latidos que vienen de muy lejos.

Dejo caer mis dedos
por el caudal crecido de tu inmòvil cabello.
Y acaricio tu rostro, tus mejillas, tus labios,
con mis ojos cerrados, en lo oscuro, despacio,
voy a tientas, recorro la nieve antes no hollada
de tu carne.

Quiero sellar las grietas,
que el tiempo helado forma,
y cerrarte los ojos sobre sueños,
y tenerte por siempre en mi hermosa mentira.

Quiero habitar tus brazos,
que sòlo viste el aire
y entrar al cielo inmòvil de tu alma
y ver mi soledad reflejada en tu pecho.
Bajo mis manos eres... La luz del primer dìa.

Irene Sànchez Carròn

1 comentario:

Jorge dijo...

"...con mis ojos cerrados, en lo oscuro, despacio"
Perfecto