miércoles, 18 de agosto de 2010

Què estarà soñando

Qué estará soñando el niño
que dormita en la vereda,
que lleva los pies desnudos,
toda sucia la cabeza.

Sobre bolsas de basura
su cuerpito se recuesta;
no es de nubes su colchón
ni sus sábanas de seda.

A su inflado vientre sólo
un hambre inmensa lo llena,
y le da gracias al sueño
que lo aleja de la pena.

Pregunté qué sueña el niño
que dormita en la vereda.
Que estúpida mi pregunta
si ese niño ya no sueña.

Daniel Adriàn Madeiro
Escritor cristiano, nacido en Buenos Aires, Argentina en 1957.

12 comentarios:

mimbre dijo...

Hola Dulzura...
La imagen duele más que una cachetada...Desgraciadamente y muy a pesar nuestro es cosa de todos los días ver niño que no tienen esperansas ni razón para vivir¡
Ángeles de alas rotas¡
Buen poema...inmensamente triste.
Placer de leerte nuevamente,AMIGA¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

mardelibertad dijo...

Triste imagen acompañado de palabras que llegan, toda una realidad, en este mundo que vivimos
Abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Es tan real...
Besitos.

Cemanaca dijo...

Dulcemente triste....
tristemente real...

Saludos conversos.

thot dijo...

Creo que sueña con un mundo más justo.

Ara dijo...

Si,también yo creo que este niñito sueña con un mundo más justo que le de calor y cobijo.
Me encanto descubrir tu bonita casa llena de aromas y mariposas.
Y es por eso que aqui me quedo, revoloteando.
Un abrazo
Ara

ONUBIUS dijo...

Desgraciadamente demasiados niños dejan de soñar cada minuto, el mundo se dedica a seguir siendo cruel para con los mas necesitados inmersos en la vorágine del consumismo, pagándolo aquellos que menos culpa tienen, magnifico cuadro, magnificas letras...


abrazzzusss

Isabel dijo...

Yo les he visto soñar despiertos, al menos siguen soñando. Besos.
http://senderosintrincados.blogspot.com

Antònia dijo...

Qué hermosa y qué dura esta poesía!
Si al menos pudiera soñar habría para él una esperanza...
Besos!!

Аmanєcєr dijo...

Ustedes han expresado tan bien, los sentimientos que provoca este poema, los cuàles comparto.

Gracias por seguirme acompañando!!
Besos para cada uno de ustedes.
Y mis muchos màs...

Mery dijo...

¡ Y qué a menudo se nos olvida esta cruda realidad!
La infancia maltratada y hambrienta es una lacra absurda y denigrante en este siglo XXI.

Patricia 333 dijo...

A su inflado vientre sólo
un hambre inmensa lo llena,
y le da gracias al sueño
que lo aleja de la pena.

Que triste solo de ver la pintura mis ojos se llenan de lagrimas me recuerda a nuestros niños Mexicanos

Un abrazo y mil disculpas por no pasar antes , Tu blogg es una delicia para mi