lunes, 24 de diciembre de 2007

Vergüenza


Si tù me miras, yo me vuelvo hermosa
como la hierba a que bajò el rocìo,
y desconoceràn mi faz gloriosa
las altas cañas cuando baje el rìo.

Tengo vergüenza de mi boca triste,
de mi voz rota y mis rodillas rudas;
ahora que me miraste y que viniste,
me encontrè pobre y me palpè desnuda.

Ninguna piedra en el camino hallaste
màs desnuda de luz en la alborada
que esta mujer a la que levantaste,
porque oìste su canto, la mirada.

Yo callarè para que no conozcan
mi dicha los que pasan por el llano,
en el fulgor que da a mi frente tosca
y en la tremolaciòn que hay en mi mano...

Es noche y baja a la hierba el rocìo;
mirame largo y habla con ternura,
! que ya mañana, al descender al rìo,
la que besaste llevarà hermosura !

Gabriela Mistral

4 comentarios:

Miguelo dijo...

que bonito. nunca habia leido nada de gabriela mistral. bueno, ni sabia q existia. pero esta muy bien.


besossss y feliz navidad

Jorge dijo...

Muy buena Ama, pero dile a gabriela, que por la mañana, cuando llegue el rio, la belleza perdurara
Me gusta la imagen, ¿quiza sobraba esa prenda roja? (jeje)
En los años 60 del otro siglo lei bastante a la Mistral.
Beso poeta

gorrión dijo...

...qué poema tan hermoso , y qué gran acierto la foto con el que lo acompañas.Me encantó y me lo guardo para seguir disfrutándolo en más momentos! Graciasgraciasgracias!

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

Dando una vuelta, sin rumbo determinado, he llegado hasta tu rinconcito y me encanta.
Lindo, lindo, lindo el poema.
Todo un regalo, gracias.