miércoles, 12 de diciembre de 2007

Utopìa de un Gran Amor


Caminando por las calles de la ciudad, entre el bullicio de los autos y personas que transitan a toda prisa, camina hacia sus recuerdos. Soledad; Una mujer de estatura alta, de piel marchitada por el tiempo, de cara angelical y mirada profunda como su tristeza, de cabello largo y abundante que es acariciado por el viento, pasando desapercibida entre la multitud.

Cada dìa al iniciar el alba, Soledad deambula por entre las calles, en busca del amor perdido. Su Gran Amor; aquel galante caballero, a quièn un dìa el destino puso en su camino, al cuàl ella le entregò su amor, que guardaba en lo màs profundo de su corazòn. Dìa a dìa; en su largo recorrido por los lugares que solian frecuentar, Soledad; solo encuentra recuerdos...

En ese Cafè de la esquina de la calle Arcoiris, donde cada mañana antes de ir a su trabajo ambos se profesaban su amor, y hacian planes para el futuro.
En esa Librerìa donde quedaron tan hermosos y càlidos recuerdos, donde aùn existe ese sofa en el cuàl tantas veces transportaron sus sueños y fantasìas, màs alla de la realidad; entre la magia de los libros y el ambiente del lugar.

Soledad; continùa con su recorrido donde cuadras màs adelante esta el Parque, donde cada tarde despuès del arduo dìa de trabajo, se sentaban en una de las bancas lejos de la luz de los faroles, para contemplar la llegada de la noche, y junto a ella los besos càlidos, las delicadas caricias, las tiernas palabras y promesas susurradas al oìdo.

Calles màs adelante; Soledad llega a la calle Ilusiòn, en la que se encuentra solo las ruinas de la pequeña casa, que tenìa un hermoso jardìn lleno de flores y aroma. Esa casa que tenìa una alegrìa desbordante que emanaba a travez de sus paredes, la casa en la que cada noche, su amor, su pasiòn, sus deseos, afloraban y daban inicio al juego de caricias, el recorrido càlido de la piel, y los besos desenfrenados,hasta llegar a la consumaciòn de su Gran Amor, y la promesa de estar siempre juntos. Hoy solo queda de esa acogedora casa, una estructura deteriorada por el paso del tiempo y los años.

Soledad; con paso lento y cansado de tanto caminar, da media vuelta y con làgrimas en los ojos prosigue su camino y su deambular, por las calles y su bullicio; En busca de sus recuerdos y el Gran Amor de su vida, el cuàl solo fuè una Utopìa inconclusa. Marchitada por el tiempo y el olvido.

Amanecer
copyright Amanecer ©

2 comentarios:

Jorge dijo...

Me gusta como eliges los nonbres de los personajes y calles.
Espero un cuento con Esperanza de prota.
Si todavia le recuerda, es que dejo huella. Eso es bueno.
Habra que ir a consolarla, y animarla abuscar una segunda oportunidad.
Soledad me da pena. Ese es tu merito.
Un beso

Amanecer dijo...

Jorge a veces soy un poco soñadora asì es como elegì los nombres, y creo que el cuento con esperanza tardara, ya que el de escribir es un poco difìcil para mi, me falta demasiado por aprender, sobre Soledad yo tambièn pienso que dejo huella. Tù crees que sea bueno?? estoy de acuerdo contigo que necesita ser consolada, y sobre la segunda oportunidad...( eso esta de pensarse) creo que es màs grande la pena que trae Soledad, ( sabìa que eras un sabio que sabìas desifrar entre lineas ).
Gracias Jorge, siempre es gratificante encontrar a personas como tù con ese don tan especial.

Besos y muchos màs.